fbpx
Torres de Enfriamiento

Torres de Enfriamiento

Las torres de enfriamiento son un componente importante en instalaciones donde es necesario extraer calor de manera costo-efectiva. La extracción del calor se lleva a cabo mediante el uso de grandes cantidades de agua, que absorben el calor para liberarlo a la atmósfera cuando sube por la torre mediante convección natural o forzada al entrar en contacto con el aire más frío. Se usan en una gran variedad de industrias y también sirven para regular la temperatura interior en grandes instalaciones comerciales como aeropuertos, centros comerciales, oficinas, hospitales y hoteles.

El agua que se usa en estos sistemas de enfriamiento es un componente indispensable del proceso, además del diseño y sistemas suplementarios, según el tipo de agua y el tratamiento que ésta reciba serán la eficiencia y los resultados del enfriamiento.

¿Cómo afectan los sólidos disueltos el agua de las torres de enfriamiento?

En las torres de enfriamiento el agua se recircula varias veces a través del sistema evaporándose parte de la misma, dejando a su paso acumulación de gran cantidad de sólidos disueltos y sales minerales que se hace necesario descargar o purgar con cierta frecuencia y luego reponer con agua nueva.

El control de la concentración de sólidos disueltos en el interior del sistema de enfriamiento es indispensable para evitar problemas como:

  • Corrosión – Manchas rojas en los componentes de acero o manchas blancas en las superficies galvanizadas que afectan la durabilidad de los componentes del sistema.
  • Formación de incrustaciones – la acumulación de sales de calcio y magnesio se adhieren a la superficie de las tuberías disminuyendo la eficiencia del intercambio de calor, también permite que debajo de las incrustaciones se formen depósitos corrosivos que de no ser controlados pueden ocasionar un severo impacto en las eficiencia y durabilidad del sistema.
  • Biofilm – la formación de limo, algas y bacterias reduce la transferencia de calor, promueve corrosión y presencia de bacterias patógenas como la Legionella

Calidad del agua de reposición

Para optimizar la calidad del agua en el interior del sistema, minimizar las purgas y optimizar el uso de productos químicos se debe tomar en consideración la calidad del agua “nueva” o de reposición, lo ideal es que sea agua Filtrada y Suavizada.

Se recomienda utilizar:

  • Filtros para remoción de Sedimentos con medios filtrantes como Zeolita Natural (Micro Zä)
  • Filtros de Carbón Activado para bajar la carga orgánica presente el agua, que propicia la formación de películas o biofilm algas, bacterias y limo.
  • Suavizadores de Agua, para remover las sales de calcio, magnesio y posible residuales de hierro, preferiblemente de operación automática que garanticen agua suavizada sin interrupciones durante las regeneraciones.
  • Una vez se tenga una calidad del agua filtrada y suavizada, el proveedor de productos químicos mantendrá un equilibrio dentro del sistema con anticorrosivos, biocidas y purgas controladas.

Cabe destacar, que conocer el tiempo del ciclo y la cantidad de agua de reposición que se debe agregar es de suma importancia para ahorrar costos y evitar daños en las instalaciones. Uno de los métodos más sencillos y eficaces de controlar la acumulación excesiva de sólidos es medir la conductividad eléctrica (CE), que es un indicador indirecto pero confiable de los sólidos totales disueltos (STD) en el agua. Normalmente tanto la purga de agua como la reposición de la misma se llevan a cabo mediante un control automático.

Ing. Laura Rodríguez

Akun Filters

¿quieres más información?

Te invitamos a que uno de nuestros especialistas te atienda directamente vía whatsapp